Viviendo la nueva vida (Colosenses 3 – Biblia Ciberamplificada)


Colosenses 3

 
1 Ya que ustedes han resucitado con Cristo (el Ungido) [a una nueva vida al identificarse con su resurrección de los muertos], busquen [constantemente] las cosas de arriba (los bienes del cielo) donde Cristo está sentado a la diestra (mano derecha) de Dios.

 

2 Dispongan su mente y concentren su atención y su pensamiento en las cosas de arriba (los bienes del cielo),  no en las cosas de la tierra (los bienes terrenales)1,

 

3 porque ustedes [ya] han muerto [a la vida vieja y al mundo], y su vida   está escondida con Cristo (el Ungido) en Dios.

 

4 Cuando Cristo (el Ungido), que es nuestra vida (zoe, la misma clase de vida que Dios tiene), sea manifestado2 (sea visible, aparezca), entonces ustedes también serán manifestados (hechos visibles, aparecerán) con Él en [el esplendor de Su] gloria.  

 

5 Por ese motivo,  destruyan la fuerza y hagan morir de ustedes todo lo que es propio de la naturaleza terrenal y pecaminosa: inmoralidad sexual (fornicación),  impureza (inmundicia),  pasiones desordenadas,  malos deseos (poner el corazón en lo que es prohibido) y avaricia,  la cual es idolatría.

 

6 Pues la ira (el aborrecimiento, el castigo) de Dios vendrá [sobre los hijos de desobediencia (incredulidad obstinada y rebelde)]4 por causa de estas cosas,

 

7 en las que también ustedes anduvieron [y practicaron] en otro tiempo cuando vivían en ellas.

 

8 Pero ahora también [ustedes] dejen y desechen [completamente] todo esto: ira, enojo, malicia (maldad, depravación), blasfemia (maldiciones, insultos), lenguaje ofensivo (obsceno) de su boca.  

 

9 Dejen de mentirse los unos a los otros, ya que se han despojado (desvestido) completamente del viejo hombre [no renacido espiritualmente] y sus malos hábitos [y prácticas],

 

10 y se han vestido del nuevo hombre [renacido espiritualmente], el cual se va renovando continuamente hacia un verdadero y completo conocimiento, conforme a la imagen de Aquél que lo creó.    

 

11 En esta nueva creación (naturaleza) no hay diferencia entre Griego y Judío, circunciso e incircunciso, bárbaro (uno que no era Griego, ni por nacimiento ni por cultura), Escita (el tipo más bajo y salvaje de bárbaro), esclavo o libre, sino que Cristo (el Ungido) es todo, y en todos [para todos los hombres en cualquier lugar sin importar su raza o condición].

 

12 Por eso, como escogidos (elegidos, favoritos, selectos) de Dios, santos (separados para Dios) y amados [por Dios], vístanse de sentimientos de profunda compasión y de bondad, humildad (humillación de mente, modestia), amabilidad (gentileza, mansedumbre) y paciencia (el poder para soportar todo lo que venga manteniéndose siempre el mismo),

 

13 soportándose (tolerándose, sobrellevándose) unos a otros y perdonándose mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como Cristo (el Ungido) los perdonó liberalmente, así háganlo también ustedes.

 

14 Y sobre todas estas cosas, vístanse de amor (ágape, el amor sobrenatural de Dios que el Espíritu Santo derramó en nuestros corazones), que es el vínculo perfecto [de unidad y armonía].

 

15 Y que la paz de Cristo (el Ungido) reine (gobierne) en sus corazones (espíritus), a la cual en verdad fueron llamados en un solo cuerpo; y sean agradecidos.

 

16 Que la palabra de Cristo (el Ungido) habite en ustedes en abundancia [y con todas sus riquezas], con toda sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos (poemas u odas espirituales), himnos (canciones de alabanza y adoración dirigidas y dedicadas a Dios) y cánticos espirituales (canciones que dan revelación de la Palabra dada por el Espíritu Santo), cantando a Dios en sus corazones (espíritus) con acción de gracias.

 

17 Y todo lo que hagan [sea] de palabra o de obra, háganlo todo en nombre del Señor Jesús (el Salvador), dando gracias a Dios Padre por medio de Él.

 

18 Esposas, sométanse [sujétense y adáptense] a sus esposos, como conviene en el Señor.

 

19 Maridos, amen (con el amor ágape, que es el amor sobrenatural de Dios que el Espíritu Santo derramó en nuestros corazones)a sus mujeres y no sean ásperos (duros, amargos) con ellas.

 

20 Hijos, obedezcan siempre a sus padres en todo, porque esto es agradable al Señor.

 

21 Padres, no sean pesados con sus hijos, ni los exasperen, ni los irriten, para que no se desanimen ni desalienten [debido a que las reprensiones desmedidas pueden quebrar su espíritu].

 

22  Esclavos (siervos), obedezcan en todo a sus amos terrenales, no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón (espíritu), temiendo [reverentemente] al Señor.

 

23 Todo lo que hagan, háganlo de corazón (del espíritu), como para el Señor y no para los hombres,

 

24 sabiendo conscientemente que del Señor recibirán la recompensa de la herencia. Es a Cristo (el Ungido) el Señor a quien sirven.

 

25 En cambio, el que obra injustamente recibirá el pago que le corresponde, sin importar cual sea su condición [porque el Señor no actúa con preferencias ni favoritismos].

 

1 La idea aquí es: “No solo busquen el cielo, piensen también en el Cielo”

2 faneróo (gr), hacer visible o aparente, poner en evidencia, presentarse, aparecer, demostrar, descubrir, manifestar, hacer manifiesto

3 nekróo (gr), hacer morir, despojar de poder, destruir la fuerza de

 

4 Esta frase no se encuentra en los mejores manuscritos

Acerca de estos anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Biblia, Blogroll, Fe, futuro, iglesia, jesus, milagros, ministerio, oración, Resurrección, Sanidad Divina, Uncategorized

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s